abril 25, 2007

Antoine de Saint-Exupery


Escritor y piloto, también fue inventor que a su muerte dejo catorce patentes para mejorar el vuelo de los aviones, mago que podía haberse ganado la vida con juegos de cartas, dibujante, sutil ajedrecista, matemático, leal en la amistad, amaestrador con un don para los animales, conversador brujo al punto de que más de un seducido negó que su mejor arte fuese el de escritor. Conde que no ejerciente de un linaje que se remonta al siglo XIII y que le marco la infancia de aristócrata arruinado en los dos castillos de su familia.
A los 28 años Saint- Exupèry fue a curar una pena de amor en el Sahara español, considerándolo una de sus mejores épocas de su vida. Sufría de un noviazgo fracasado con la futura escritora Louise de Vilmorin (que sería compañera de André Malraux).
Saint-Exupéry se hizo cargo de la escala que la compañía francesa de correo Latécoère que había creado en Cabo Juby, en el Sahara español que es hoy terreno polisario.
Es allí mientras protegía los aviones y negociaba eventuales rescates con las tribus rebeldes, sobre una puerta apoyada en dos bidones de gasolina y la única compañía de un mono, una salamandra, una gacela y un zorro del desierto (el que hace de modelo que compite en la memoria con el Pequeño Príncipe), creó una novela de amor triste que seria igual a tantas otras de no ser porque con el héroe, Jacques Bernis, nacía un héroe inédito: el aviador.
La creación de la aviación comercial fue la que vertebro la vida y el pensamiento de Saint-Exupéry.
Se caso en Argentina con la salvadoreña Consuelo Suncín, viuda del guatemalteco Enrique Gómez Carrilo, con la que no fue feliz, de la que no se podía separar realmente, pese a múltiples intentos y cuya imagen intentaría pintar en la rosa de El pequeño Príncipe, hasta el punto de que así firmo ella sus recuerdos: Memorias de la Rosa.
Los años de la guerra fueron para el escritor los más tristes y esenciales para entenderlo. Por muchas razones: Primero porque la guerra simplifica y dogmatiza, dos operaciones imposibles con un hombre que toda su vida cultivó son mimo la pasíon por la verdad y el matiz, y el odio estereotipo. Demócrata evidente, hizo lo que pudo en la drôle de guerre en la que Hitler arraso con lo que le salio al paso del ejercito francés tras rodear la línea Maginot.
Exiliado en Nueva Cork y en California (en casa de Jean Rendir) desde el 31 de diciembre de 1940 hasta abril de 1943, Saint-Exupéry es presa de una evidente depresión. Le alivian conferencias, inventos y el ajedrez, unos pocos amigos y sus hijos, para quienes construye helicópteros de papel que arroja desde los edificios. Convive con algunas mujeres. Ya en Francia una de ellas, Nelly de Vogüe le consigue al fin, gracias a sus relaciones, el permiso para volver a volar.
Piloto indisciplinado como era, tras uno de los últimos vuelos le habían llamado la atención una vez más por haberse desviado de su ruta para sobrevolar el castillo de su familia, reconvertido en colonia de vacaciones.
El 31 de julio de 1944, quince días antes del desembarco aliado, Saint Exupery salió por la mañana para un vuelo de reconocimiento sobre Grenoble, no lejos de los paisajes de su infancia, y no regreso. Se ha especulado que cayó en una cumbre alpinaza inaccesible o en el mar, posiblemente frente a Niza. No se ha sabido que le ocurrió.
Bibliografía
Ciudadela – 1948
Carta de un Rehén – 1943
El pequeño Príncipe – 1943
Piloto de Guerra- 1942
Tierra de Hombres – 1939
Vuelo Nocturno – 1931
Correo sur - 1928

La curiosidad es una razón que motiva al espíritu a buscar respuestas, a saciar las inquietudes del alma, sin ella seríamos simplemente estáticos, la curiosidad mueve mi ser y me hace descubrir cosas esenciales.

8 comentarios:

Aníbal dijo...

El progreso de la humanidad se debe a los insatisfechos y creo que para mejorar es que investigamos y tratamos de mejorar la convivencia porque no estamos solos en la vida. Hace como dos semanas publicaron que se encontraron restos de la nave que piloteaba este escritor.

a Silvia dijo...

Ah! si y donde, jo, para mal informada soy la número uno:P lo siento.
Si me pasas el dato podre saciar mi curiosidad.
un beso y abrazo Aníbal.

ElPoeta dijo...

Un personaje inbteresante y un gran escritor Saint-Exupery. Un beso, Silvia,
V.

a Silvia dijo...

Sí, Poeta muy interesante.
Un besito.

Enyo dijo...

orale yo ni lo conocia....

violeta dijo...

Interesante biografía. El no quedarse estáticos y buscar mas alla de lo que creemos ver, nos puede llevar muy lejos, ser curiosos para descubrir vivir nuevas vivencias que sin duda nos hacen crecer como personas.
Bonito mensaje el del post Silvia, sigamos siendo así de curiosos jaja.
que tenga un lindo fin de semana!

Anibal dijo...

Aquí mirá

http://www.esmas.com/noticierostelevisa/internacionales/355766.html

cuando te pregunto no lo sabía yo tampoco...a veces pienso que me hablan al oido sobre temitas q andan frescos nomás...Bueno que estes Super

a Silvia dijo...

Enyo, sasias por la visita, y ahora ya lo sabes.
Aníbal, ya me voy a curiosear esa página je
Violeta, sasias por la visita.
besos a todos