agosto 21, 2007

La cinta roja


Nos conocimos sin saber que unas palabras podrían conducir a algo tan dulce, tu con esa sonrisa que hacia creer que el mundo es un sueño, yo con mis ojos tan oscuros como la tristeza que dentro había.
Me preguntaste como llegar a cierta calle, te mire y tu sonrisa me cautivo, luego me hizo prisionera.
Trate de explicarte lo mejor que podía, pues mis piernas temblaban al perderse en tu sonrisa, me pediste que te acompañe, sin dudarlo te seguí.
En el camino mi mundo se abrió ante tus palabras, cambiaste el negro oscuro de mis pensamientos, tus palabras formaron mis historias.
Nos encontramos un par de veces más, con el mismo destino, pero a veces eras tu el que me guiaba, en ese poco tiempo nos quisimos como en una eternidad, pero el tiempo de tu partida llegaba
Te dije que ya te extrañaba aun sin que te hayas marchado, te despediste y dejaste atado a mi muñeca una cinta roja, para que no te extrañe tanto.
Ahora cuando la miro recuerdo como llegar a esa calle y ver con una sonrisa el lugar donde dejaste un poco de ti.

La imagen es de María Corona - Hilo Rojo

14 comentarios:

Evan dijo...

Ojalá que vuelva pronto! Amores así, no pueden quedar en la nada...

Un beso Silvia!

nois de lean dijo...

pasaba a dejar abrazos y leerte un poco

xtco dijo...

y se acabó?

oye... dame una alegria.... jejejeje

bxcx

a Silvia dijo...

Querida Evan, Esos amores a veces terminan con una historia inconclusa. Un beso y abrazo.

Querido Nois de lean, espero que me pases lo que te pedí, con ese lente me imagino que la foto debe ser muy bella, Un beso y abrazo.

Querido Xtquito, sabes estas son historias sin final simplemente quedan en el espacio navegando en el mar de los recuerdos, pero vere de hacerle una continuación, como verás me gusta las cosas algo dramaticas je. Un beso y abrazo.

Gabriela dijo...

Hay amores que no tienen fin, pasan anios y mas anios pero siguen alli, es uno de esos amores eternos??..que bella historia si se hiciese realidad!

Besos y te espero para los proximos post, gracias!

ElPoeta dijo...

Silvia querida, una historia sencilla y llena de sentimientos dulces, contada como siempre lo haces, con sencillez y brillantez al mismo tiempo. Un beso cálido, mi dulce niña,
V.

a Silvia dijo...

Querida Gaby,los amores eternos, continuados en una vida u otra, je.
un beso y abrazo a ti también.

Querido Valentín, muchas sasias por tus palabras, hacen que me den mas ganas de seguir escribiendo.
Un beso enorme para ti querido Poeta.

Juan Pablo dijo...

Las sonrisas esas...

A veces son aguijones y sus dueños ni siquiera lo saben.

adrián dijo...

yo igual pasaba a mandar saluditos, a ver si te pasas por mi blog, hay una sorpresita...

a Silvia dijo...

Sip, sus dueños a veces ni siquiera lo saben.
Un saludo sasias por tu visita Juna Pablo.

Paso pronto Adrián, salute para ti también.

Violeta dijo...

que linda historia, muy romántica, nada mejor que esos encuentros casuales que te dejan temblando de emoción.
Espero que la historia tenga continuación, de lo contrario, esa sensación estupenda que sentiste hacia él perdurara como un dulce recuerdo... Nadie te quita lo vivido :)
un beso y buen fin de semana :)

a Silvia dijo...

Pues nop, no tienen continuación, me gustan los finales drámaticos je.
Un beso y abrazo, buen finde para ti también.

Aníbal dijo...

Excelente final Silvia...y todo el relato es una armonía hermosa. Me alegra mucho la historia aunque no creas porque no hubo nada que embrome el asunto mas bien recuerdos buenos, añoranza...y ''Color'' como se fija en la mente no?
Amiga (como siempre yo llenando la vasija) qué hay acerca de Don Noel y su Posada....?

a Silvia dijo...

Querido Aníbal, sabes eso del Hotel Luna, me esta poniendo nerviosa, pues cuando quiero continuar la historia me quedo en blanco, la historia continuara cuando así lo quiera ella, pero ahora estoy viendo buscando cosas, para que sea más interesante, je.
Un beso y abrazo mi querido amigo :)
Si tienes sugerencias, ya sabes me las pasas je