diciembre 21, 2006

Un nuevo lugar para el trabajo



Mi oficina queda en el centro de la ciudad de La Paz, una ciudad con mucha diversidad, política, económica, étnica, religiosa, etc.
Estamos en el centro de una ciudad caótica, llena de marchas, bloqueos y gases para dispersar a la población ruidosa.
Los gritos se escuchan hasta mi querida oficina: “Que queremos… cuando C…o!, y la típica respuesta : ahora C..o!!!.
Un tiempo en esos que las marchas eran muy seguidas, uno no podía ni abrir las ventanas, debido a que a algún valiente se le ocurrió echarles agua o decirles alguna grosería, y estos valientes marchistas, le respondieron con una pedrada y de acuerdo al administrador del edifico es mejor prevenir que lamentar
Como voy a extrañar mi querida oficina, será que en la nueva realmente podré disfrutar de un poco de paz o deberé sufrir un poco más porque tendré que levantarme más temprano y llegar a casa un poco más tarde.
Como dicen mis compatriotas, yaaaaaa!!! eso de que tenga paz en la nueva oficina es una broma, si hay marchas pues me tendré que quedar cerca de la nueva oficina, yo viviendo al otro lado del silencio y en un barrio algo caótico, no podré ya compartir el almuerzo con mis familiares, no podré caminar por el querido prado paceño, sentarme en una banqueta y ponerme a escribir en mi cuadernito de notas, tendré que dejar de lado a mis queridos pajaritos que han hecho su nido en la casa que esta al frente de mi ventana, dejar de correr tras del querido Luís Rico, ya ni intentos de pedir su autógrafo tendré.
Solo pido un cachito de paz y un poco más de tiempo en esta oficina, que me agrada me gusta lo vacía que se ve, lo amplio del espacio y de lo feliz que soy dando vueltas tratando de solucionar algunos problemas, de las queridas escaleras, de los vecinos tan bien uniformados, de la caserita que me vende los chocolates y los puchos.
Como nos aferramos a ciertas cosas, en esta oficina he llorado, he reído, he renegado y muchas cosas más, que la verdad la voy a extrañar.
Seguiré cruzando mis dedos para que el traslado se postergue un par de décadas más, pero esta vez no creo que lo pueda conseguir, así que ni modo me tendré que acostumbrar a mi nuevo lugar de trabajo, pero eso si, si en el nuevo lugar donde estaremos tiene estas horribles luces blancas me voy, renuncio, he dicho.
La foto no es mia, es de un fránces, que no recuerdo el nombre je.

4 comentarios:

MariaEscandalo dijo...

Hola!! me da mucho gusto leer tu blog y tu estilo detallado de comentar las cosas que te suceden y suceden a tu alrededor.

Así que sos de La Paz!! me gusta mucho tu ciudad, si disfrutas algún día de vacaciones... no dudes en pasarlo en Santa Cruz... para bien o para mal la política se vive en ambos lados del país, unos más extremos que otros... pero así somos.

Bueno... muchas pero muchas gracias por visitar mi blog, besos desde Santa Cruz.

MariaEscandalo dijo...

Respondiendo a tu pregunta: Todos decidimos ponernos María, según las costumbres de nuestros pueblos todo hombre lleva implicitamente el nombre de Jose y toda mujer es María, nosotros NO somos un grupo de cristianos... dada nuestra preferencia, pero adoptamos los nombres porque algunos se sienten identificados muy intimamente con María como MUJER. Mis amigos son hombres de nacimiento y adoptaron otros nombres porque les gustan nombres femeninos entonces tenemos a María Natasha, María Delfina, María Priscila, María Michelle, María Lola, María Milenka, María Rosario todos hombres... pero yo la única mujer del grupo decidí quedarme con el María porque así me siento. Soy mujer por lo tanto soy María (de hecho uno de mis verdaderos nombres es María) y como el grupo se llama "Escandalo", pues aquí me tienes... María Escandalo.

Ah... no te asustes, tampoco le hago honor a lo del Escandalo... es solo un nombre.

Espero haber respondido a tu inquietud.

Besos y sigue visitando el blog que yo hare lo mismo con el tuyo! :D

Silvia dijo...

Hey! escandalo, me encanta el escandalo. Política no provoques que suelte mi lengua que luego nadie me para, je
Qué interesante lo de los nombres, agradables, para tu novía y tu mucha dicha.

MariaEscandalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.